abril 19, 2018

7 preguntas a 7 maestros de WingFight (Compilación)

Esta serie de entrevistas a siete maestros de WingFight, todos ellos referentes de este estilo, se realizaron en marzo del año 2.015, aprovechando el curso de Sifu Víctor Gutiérrez en Madrid, y el encuentro especial de Coordinadores TWR. Fueron publicadas en el blog Blowing in the Wing… entre los meses de abril y mayo de dicho año. Ya que ese blog ha quedado de momento en punto muerto, quiero recuperar las 7 entrevistas, pero en un nuevo formato de compilación, siguiendo el modelo de la serie 7 a 7 de Wing Chun.

Sifu Javier Gutiérrez

Comenzamos con Javier Gutiérrez, quizá más asociado siempre a la Escrima y actualmente al WingWeapon, ya que es el actual Director Técnico de esta especialidad en The Wing Revolution, y anteriormente era el responsable de la formación y promoción de Escrima en España y Portugal con la O.E.W.T. Pero paralelamente impartía sus clases de grupos y privadas de Wing Tsun y hoy WingFight, así como formación de monitores y coordinación de Madrid y Portugal. A Sifu Javier Gutiérrez le gusta enseñar artes marciales, eso es algo que cualquiera que haya asistido a un curso suyo habrá comprobado al ver su rostro en cada una de las explicaciones, desde el inicio hasta el fin de la sesión. Y huye de falsas promesas “si te enfrentas a un adversario con cuchillo, asume que te va a cortar o pinchar, intenta que sea donde a ti te interesa y no donde le interesa a tu atacante”, es algo que más de uno habrá escuchado en sus clases. De sonrisa fácil y muy accesible, no es normal escuchar en él una palabra más alta que otra. Pero cuando algo no le gusta, en su gesto y ojos muestra una seriedad que trata siempre de manifestar en tono controlado.

Wingfight
Fig.: Sifu Javier Gutiérrez
Wingfight
Fig.: Sifu José Gutiérrez

Sifu José Gutiérrez

José Gutiérrez, actual Coordinador para The Wing Revolution en Cataluña. Sifu Pepe, que es como realmente es conocido, regenta un histórico gimnasio especializado en artes marciales, de los que te impregnan de espíritu marcial al atravesar la puerta, el Nou Ter Sport de Barcelona. De mirada directa a los ojos, aspecto duro que invitaría a más de uno a cruzar de acera al coincidir con él deambulando por una calle, y sincero en sus palabras, aunque no te gusten. Pero los que lo conocen saben que es un entregado maestro de artes marciales, y un fiel y siempre disponible amigo, muy divertido cuando las situaciones lo permiten, y muy serio cuando es preciso. Defensor a ultranza de su familia, de sus amigos, y de sus principios; y si no te gustan, no los va a cambiar por otros, no es su caso. Entrenando y enseñando es incansable, preocupado por los detalles que te hacen mejorar, y por tu entrega. El pragmatismo en el combate es una de sus obsesiones, y lo demuestra en cada clase, en cada curso, por ello defiende por encima de todo el sentido del WingFight.

Sifu Ismael Carretero

De aspecto sosegado, sereno, como dirían nuestros mayores, “se le ve prudente”. Cuando miras a los ojos de Sifu Ismael Carretero, su expresión te demuestra que debe ser muy fácil ser amigo suyo. Al verle entrenar destacan la elegancia de los movimientos y la seriedad en el trabajo. Constante, analítico, sin perder el tiempo, sin escatimar esfuerzos para aprender, para mejorar, para evolucionar. No he tenido la suerte de verle impartir clases, tampoco de entablar una gran relación personal con él, aunque sí le he visto muchas veces entrenar en cursos de Sifu Víctor Gutiérrez, e intuyo que sus alumnos disfrutan de un maestro que se preocupa por convertirles día a día en la mejor versión de ellos mismos, que les aporta detalles de mejora en cada ejercicio, y que les transmite la ilusión por el entrenamiento y el aprendizaje con su ejemplo, incluso sin pretenderlo.

Wingfight
Fig.: Sifu Ismael Carretero
Wingfight
Fig.: Sifu Antonio Mesa

Sifu Antonio Mesa

 Antonio Mesa durante la entrevista permanece con semblante serio y tranquilo, con tono sosegado y sin dejar de hablar, de añadir detalles a sus argumentos. Sin duda, este comportamiento corrobora su compromiso con la profesionalidad en este sector. Después, rodeado de otros Coordinadores, maestros y alumnos, su sonrisa pícara y su movilidad corporal durante las conversaciones, dejan ver que es una persona cercana, que aprecia la diversión que le proporcionan los amigos y las aficiones, y que su carácter inquieto y nervioso lo enfoca adecuadamente en función de las circunstancias. Los ojos vivos y entornados acompañados de la sonrisa predicen su acento andaluz, en el mejor de los sentidos. Muy preocupado por su formación, por su evolución, así como la de los sus alumnos, defiende la institución The Wing Revolution y a las disciplinas que acoge con entusiasmo. Además de WingFight, entrena y enseña WingWeapon y WingBJJ.

Sifu Iñigo Zarrabeitia

Iñigo Zarrabeitia es Coordinador TWR para la Comunidad Valenciana, aunque no puede esconder su procedencia vasca ni en los apellidos, ni en su aspecto. Parco en palabras, pero con las ideas muy claras. Sincero, directo, sin gesticular apenas ni subir el tono de voz. Entorna los ojos, hace una respiración rápida, como un toro de lidia antes de embestir, y contesta pausado, seguro de sí mismo. No hace falta conocerle para intuir que es un luchador, tanto por su complexión fuerte como por su mirada. Los que entrenan o se han enfrentado en una competición con él, han experimentado su espíritu combativo e incansable. Y sin embargo, la sonrisa, o más bien el esbozo de esta, es tímida y limpia, como la del adolescente cuando se enfrenta a un comentario delicado.

Wingfight
Fig.: Sifu Iñigo Zarrabeitia
Wingfight
Fig. : Sifu David Benito

Sifu David Benito

David Benito parece tranquilo y reflexivo. Cuando entorna su sonrisa socarrona descubres un brillo especial en su expresión, toma vida, y aunque no le conozcas crees que sería un perfecto compañero para salir de cañas o vinos, que es donde sólo quieres estar con gente que merece la pena. Pasa de los comentarios jocosos a los profundos con total naturalidad. Le gusta entrenar y el trabajo serio. He de confesar que a pesar de conocerle bastantes años, no había tenido muchas ocasiones hasta ahora para conversar con él, y me sorprendió muy gratamente. En la entrevista bromea varias veces sobre el peligro de su integridad física.

Sifu Cristoph Schnitzler

Cerramos esta primera serie de entrevistas 7 a 7 con Christoph, un peculiar gallego alemán que cae bien incluso antes de conocerle. El tono de voz pausado pero claro, acento muy particular, porte elegante, mirada limpia y sonrisa fácil ayudan a ello. Puede llegar a parecer un cruce entre un gentleman y un motero, con el que sabes que no te vas a aburrir. Se recrea en los argumentos de sus respuestas, no oculta detalles. Además de WingFight, WingWeapon y WingBJJ, practica tiro con arco, y a saber qué otras sorpresas puedes descubrir.

Wingfight
Fig.: Sifu Christoph

1.- ¿Nos podría resumir su trayectoria en las artes marciales?

Sifu Javier Gutiérrez: Empecé con 14 años en Taekwondo, junto a mi hermano Víctor. Después hicimos algo de boxeo y lucha a nivel amateur. En el 83 me inicié en el Wing Tsun, y un año después en el trabajo de Escrima. Y desde entonces no he parado.

Sifu José Gutiérrez: Empecé con 7 años haciendo Taekwondo, estuve practicando durante tres años, hasta cinto azul. Como no me convencía mucho el entrenamiento muy centrado en el pateo probé con el boxeo, donde estuve unos cuatro años. También me inicié en lucha grecorromana, unos dos años, con Sifu Salih Avci que también lo practicaba. En 1984 llegué al Wing Tsun a través de Sifu Salih Avci y mi hermano Víctor, estilo que estuve practicando hasta el 2010 combinándolo con la Escrima filipina del maestro Rene Latosa. Y desde el 2010 estoy centrado en la práctica y enseñanza de WingFight y WingWeapon.

Sifu Ismael Carretero: Empecé con 5 años en Karate, hasta los 9 años creo. Hubo una pequeña pausa hasta que comencé con Wing Tsun a los 13 años, al que llegué por la admiración hacia Bruce Lee. Y desde entonces seguí con Wing Tsun donde llegué hasta 4º Grado Técnico y 1er Grado Técnico de Escrima, con Sifu Víctor y Sifu Javi. También me nombraron Sifu de Wing Tsun, ahora no recuerdo el año, tendría que mirarlo. Cuando arrancó el nuevo proyecto, fruto de la evolución de los últimos años, asumí el puesto de Coordinador de Cantabria y Castilla León, y hoy mismo Sifu Víctor Gutiérrez me ha concedido el Cinturón Negro 6º Dan de WingFight.

Sifu Antonio Mesa: Pues empecé practicando un año y medio Muay Thai con 15 años. A los 17 llegué al Wing Tsun, yo no sabía prácticamente nada de lo que era este estilo, pero oía que era la mejor defensa personal que existía y tenía curiosidad por probar. Poco a poco fuí aumentando mi nivel y profundizando en esta disciplina. Llegué a abandonar el trabajo que tenía para dedicarme de lleno al Wing Tsun. Pasados bastantes años, sentía que el Wing Tsun tenía ciertas carencias, y que necesitaba un cambio, y ahí estaba el WingFight.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Empecé con 4 ó 5 años en Karate, y luego pasé a Taekwondo con 10 ó 12 años. Y siendo adolescente, no recuerdo la edad ahora mismo pero sobre los 16 años creo, vi el Wing Tsun en internet, busqué una escuela oficial y resultó que en la escuela que estaba debajo de mi casa había un señor dando las clases de Wing Tsun que se llamaba Víctor Gutiérrez, y aquí me he quedado con él.

Sifu David Benito: Comencé haciendo Full Contact en el año 1991. Después pasé al Wing Tsun a finales de 1992 en Oviedo, que ya estaba el sistema de Sifu Víctor. Seguí con el Wing Tsun hasta el cambio a The Wing Revolution en enero de 2010. Y aquí seguimos, en esta aventura.

Sifu Cristoph Schnitzler: Empecé en las artes marciales en el año 1983 en Alemania. Me enteré a través de un amigo que llevaba varios años entrenando Wing Tsun de la existencia de este estilo, que decían estaba desarrollado para ganar a todos los otros estilos. A mí esta afirmación me parecía algo cursi, pero interesante. Yo no tenía por aquel entonces una buena opinión sobre las artes marciales, las veía muy artificiales. Hacía pesas, y ante cualquier posible intento de agresión, esperaba intimidar con masa y cuerpo. Mi amigo me dijo “este estilo es muy interesante, no hay acrobacias, es muy rápido y eficaz, no tienes que pensar mucho. Vas rápido, hacia delante y arrasas”. Entré a una clase dirigida por Sifu Salih Avci. En ese grupo estaba Sifu Víctor, que por entonces era 5º grado de alumno de Wing Tsun, y Sifu Javier Gutiérrez que era tercer grado de alumno. Me gustó sobre todo la unión de las personas, a pesar de proceder de clases sociales muy diferentes. El Wing Tsun les unía, y creó un respeto mutuo entre personas de diferentes edades e intereses muy diversos. Estuve entrenando en esa escuela hasta conseguir el 1er Grado Técnico de Wing Tsun, y en 1992 me vine a España a trabajar. De hecho fuí el primer miembro de la E.W.T.O. en abrir una escuela oficialmente en España, tres meses antes de que Sifu Víctor iniciase las clases en el gimnasio de Bilbao. Y aquí estoy, siempre en Galicia, impartiendo clases primero de Wing Tsun y ahora de WingFight.

2.- ¿Se dedica profesionalmente a las artes marciales?

Sifu Javier Gutiérrez: Sí, me dedico profesionalmente a la enseñanza de artes marciales desde hace más de 20 años. En la actualidad enseño WingFight, WingWeapon y WingKids, tanto a mis grupos de alumnos como formación específica de monitores.

Sifu José Gutiérrez: Sí, me dedico plenamente a las artes marciales desde 1989.

Sifu Ismael Carretero: Si, sí.

Sifu Antonio Mesa: Sí, me dedico en cuerpo y alma profesionalmente a las artes marciales. Con 23 ó 24 años empecé a dar clases. Me dí cuenta que prefería ganar poco haciendo lo que me gustaba antes que tener sueldo mileurista con trabajos que no me llenaban. Después comencé con un tatami propio, y posteriormente pude abrir mi propio centro, el Gimnasio Amega, donde además de artes marciales se imparten clases de pilates, fitness, spinning, entrenamientos personales…

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Sí, actualmente sólo me dedico a las artes marciales.

Sifu David Benito: No. Bueno… Supongo que cuando uno gana algo de dinero dando clases, se puede considerar un “profesional”. Yo llevo dando clase unos 15 años, aunque no exclusivamente, así que seré “semiprofesional” al menos. Yo soy funcionario, tengo mi puesto en la Consejería de Educación y compagino mi trabajo con las clases en el gimnasio.

Sifu Cristoph Schnitzler: No, no. Esto es sólo puro hobby para mí. Yo tengo otra profesión, en la actualidad dirijo el Instituto Auditivo Audias en A Coruña. Siempre me dediqué a las artes marciales por afición.

3.- ¿Qué percepción tiene de la situación actual de las artes marciales?

Sifu Javier Gutiérrez: Bueno, eso varía mucho. En Europa hay países donde hay un buen desarrollo. Pero en España, como tampoco cuenta de apoyo de las instituciones, el desarrollo es algo pobre a mi juicio. Puede haber situaciones puntuales, con inversión de esfuerzo, tiempo y recursos para la promoción por parte de algunos profesionales del sector, pero no a nivel general, y sin una coordinación. A nivel personal no me puedo quejar, tengo un buen desarrollo en Madrid, pero realmente no hay apoyo institucional para facilitar las cosas.

Sifu José Gutiérrez: Creo que en los últimos años ha crecido mucho, para bien y para mal. Hay sistemas que han irrumpido con mucha fuerza, como son las MMA, o el Brazilian Ju Jitsu, y hay otras que se han ido quedando atrás, sin evolucionar como sistemas ni como artes marciales.

Sifu Ismael Carretero: Las artes marciales van cambiando, es normal. Nosotros nos hemos adaptado por eso mismo. La irrupción de las MMA está suponiendo un cambio de mentalidad en muchos. Por desgracia las artes marciales siguen teniendo mala imagen para algunas personas. Para mí un arte marcial ha de tener un enfoque distinto, no se trata de ver quién es mejor, o para pelear en un ring, o para defenderse. Se trata de mejorar al individuo, hacerlo mejor y que le sirva para su vida cotidiana. Veo artes marciales que siguen directrices diferentes a las nuestras, unas me gustan más y otras menos, pero lo que más me interesa es lo que nosotros estamos haciendo, y hacia dónde nos dirigimos. No miro mucho al exterior, sinceramente, me preocupo por nuestro trabajo y el de los alumnos.

Sifu Antonio Mesa: Estamos en crisis. Se han dividido en dos mundos diferentes, por un lado el del combate deportivo que es el que está consiguiendo algo, y por otro el mundo marcial. Pienso que las artes marciales significan mucho más que defensa personal, o aprender unos movimientos, o psicomotricidad… Significan respeto, humildad, amabilidad y otros valores que deberían tener todos los niños y adultos y que siempre han estado ligados a la práctica de las artes marciales. No es sólo la crisis económica de los últimos años la que ha hecho daño a las artes marciales, sino también la falta de auténticos profesionales de artes marciales que se dediquen al 100% a la enseñanza seria de su disciplina.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Hoy en día es muy competitivo. Hay un montón de artes marciales con diferentes orientaciones. Creo que el nuestro tiene muchas cosas interesantes que otros no tienen, y debemos darlo a conocer.

Sifu David Benito: A ver… en los años 80, que creo que tú los viviste de cerca, si te acercabas a un gimnasio había Judo, Karate y pesas. Después empezaron a venir veinte mil actividades, todas las franquicias de Les Mills, Body Pump, Body Combat… a una bicicleta estática le llamaron “spinning”, luego ciclo indoor, y entonces a los centros dirigidos por maestros de artes marciales con una sala de pesas se los “comieron vivos” los grandes macrogimnasios. Y a estos centros no les interesábamos. Y las artes marciales fueron cogiendo una mala imagen en el sector, no sé por qué, imagino que algo de culpa tendremos todos. Y la gente te decía “no queremos artes marciales”. Pero en los últimos años está cambiando, parece que la gente se vuelve a animar. Creo que todo en la vida es cíclico. Las modas son modas, unas pasan y otras llegan. Y dentro de cien años creo que seguirá habiendo Judo, seguirá habiendo Karate, seguirá habiendo gente que busca todos los valores, la disciplina y satisfacciones que conlleva el entrenamiento de las artes marciales. Habrá ciclos, como hay en otros sectores, en la economía, en la cultura, etc. pero las artes marciales no pasarán de moda, siempre habrá artes marciales. Y ojalá cuando nosotros no estemos siga habiendo gente haciendo WingFight aquí en España, en Europa y todas partes del mundo, que creo que es por lo que tenemos que luchar, no por nosotros ahora, sino que cuando no esté ni Sifu Víctor, ni sus hermanos, ni tú ni yo, pues sería bonito que dentro de 300 años pueda haber WingFight.

Sifu Cristoph Schnitzler: Bueno, hay gente que está trabajando bien, seriamente, con una formación y trayectoria sólida. Pero lo que me molesta es el intrusismo de los últimos años. De repente aparecieron muchos maestros que no se sabe muy bien donde se formaron, ni lo que enseñan. Y esto contribuye a una imagen cada vez más “friki” de las artes marciales, lo que me molesta mucho. Hay muchas gente trabajando seriamente, y otros que estropean su imagen, haciendo que muchos no quieran entrenar artes marciales.  Muchos se refugian en la vertiente deportiva de los deportes de contacto, en las Mixed Martial Arts, pensando que es mejor hacer un poco de todo, sin profundizar en un arte marcial con tradición. Los medios cada vez muestran más basura, y la gente confía demasiado en lo que ve en You Tube, lo que es muy preocupante.

4.- ¿Cuáles son sus próximos objetivos?

Sifu Javier Gutiérrez: Pues volver a introducir las competiciones de armas con WingWeapon. Actualmente ya tenemos desarrollados los reglamentos específicos en las modalidades de bastón, doble bastón y palo largo. Ya hemos realizado experiencias con las competiciones, y ahora quiero darle un impulso nuevo. Espero comenzar en breve con nuevas ediciones mejoradas de la competición con armas, que seguro gustarán a los seguidores de las artes marciales.

Sifu José Gutiérrez: Dar a conocer como se merece realmente lo que estamos haciendo ahora en WingFight y WingWeapon. Aunque en The Wing Revolution tenemos otras disciplinas como BJJ, WingKids, etc. yo me quiero centrar en la difusión y el desarrollo de lo que considero nuestra columna vertebral, el WingFight y el WingWeapon.

Sifu Ismael Carretero: Seguir evolucionando en el sistema. Aprender, seguir aprendiendo, que es lo que me gusta. Y con la ilusión del nuevo proyecto y las direcciones que vamos siguiendo para crecer.

Sifu Antonio Mesa: Bueno, a largo plazo que el WingFight se conozca en todo el mundo. Y a corto plazo, el mismo objetivo a nivel regional y autonómico en Andalucía. Este año voy a potenciar más los grupos de formación de monitores, creo que es muy importante para difundir el sistema ya que serán los encargados de hacerlo en el futuro. También quiero acercar el WingFight a los niños, para ello tengo varios proyectos con colegios que permita introducir nuestra disciplina en edades tempranas.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Conseguir dar a conocer el WingFight al público general, formar más y mejor a los monitores e instructores, y hacer todo lo posible para que nuestra institución, The Wing Revolution, llegué lo más alto posible.

Sifu David Benito: (Sonríe y comienza bromeando) Mi próximo objetivo es salir vivo de aquí, salir lo más ileso posible, correr hacia el aeropuerto, irme a casa y decir “para qué c… tienes que hablar, cállate que estás mejor”. No, seguir entrenando y mejorando. Creo que todo el cambio de ahora con los cinturones será muy positivo, será un aliciente para muchos y motivar a alumnos e instructores para entrenar.

Sifu Cristoph Schnitzler: Pues mantenerme en forma. Como hace cuatro años empecé a entrenar también Brazilian Jiu Jitsu, mi objetivo como atleta es hacer mi último combate en BJJ dentro de cuatro años con 58 años como cinturón negro. Espero que el cuerpo me aguante. Después, como institución, mi objetivo es que en Galicia demos un salto importante en la difusión de la eficacia del WingFight y el WingWeapon. Hace unos veinte años era más fácil convencer a la gente de la eficacia del Wing Tsun, no había tanta “tierra quemada”. Además tuve suerte en su día con los contactos que me ayudaron a expandir el sistema. Hoy es más complicado para mí, he tenido mala suerte con un par de gimnasios, y al no ser profesional tampoco puedo ofrecer tantas horas de clases como me gustaría, para una correcta difusión del WingFight.

5.- Cuando años atrás se llegó a la situación de escisión con el Wing Tsun y la E.W.T.O, ¿Qué le motivó a optar por la nueva institución The Wing Revolution y el WingFight?

Sifu Javier Gutiérrez: Por una sencilla razón, se trataba de una profunda convicción. Yo creo que esa escisión era inevitable. Llevábamos muchos años frenándola realmente por nuestra parte, ya que la evolución nuestra iba por otras vías que la de la E.W.T.O., no sólo a nivel institución sino a nivel practicante. Nuestro desarrollo y objetivos a nivel practicante y organizativo eran muy diferentes. Y apostamos por una nueva forma de entender el entrenamiento, el estilo y la institución.

Sifu José Gutiérrez: Yo creo que los han estado desde el primer momento en esta organización, y ese es mi caso, no podíamos seguir llamando Wing Tsun a lo que entrenábamos y enseñábamos, porque en realidad ya no se trataba de Wing Tsun. Cambiar de nombre no fue algo fácil, suponía cambiar de sistema, de un estilo que en mi caso llevaba defendiendo más de 20 años, para empezar una nueva aventura con el WingFight.

Sifu Ismael Carretero: Siempre compartí las ideas de Sifu Víctor. Los métodos de entrenamiento desde hacía años ya iban en esa línea. Mi actitud en las artes marciales siempre ha sido evolucionar y buscar lo mejor en cada momento. Siempre he querido estar con Sifu Víctor, porque creo en él, en sus ideas y en el proyecto. Me parecía muy muy interesante, y va a dar un cambio muy significativo en las artes marciales, dando gran importancia al sistema de enseñanza, que ya estamos viendo, y en el aspecto metodológico que hace que la gente se enganche al WingFight.

Sifu Antonio Mesa: Lo primero, por respeto y lealtad, muy importante para mí. Creo que esta vida lo más importante es el respeto a un padre, a un profesor, el respeto a la persona que te inculca una enseñanza, una disciplina en las artes marciales. En segundo lugar por lo que comenté anteriormente, yo percibía ciertas carencias en el Wing Tsun con el paso de los años. Las artes marciales evolucionan, surgen nuevas necesidades de los que las practican. Nos encontramos con cosas que venían de EE.UU. con fuerza, como era el U.F.C. que nos hacía cuestionarnos muchas cosas. No es lo mismo hacer Wing Tsun contra Wing Tsun, que intentar una defensa personal contra un deportista que se prepara para combatir. Empezamos a descubrir lagunas que debíamos solucionar. Teníamos que cambiar e ilusionarnos con ese trabajo para que el sistema pudiera mejorar, y dar respuesta también a estas nuevas situaciones.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Porque siempre he seguido a Sifu Víctor. Desde el principio he ido viendo los cambios que hemos ido introduciendo, del Wing Tsun clásico chino al alemán, al Wing Tsun que se hacía en España al que empezamos a llamar Wing Tsun Re-Evolution, donde habían bastantes modificaciones de las ideas básicas. Y para cuando se creó el WingFight ya era tan diferente del Wing Tsun que era normal esa separación. Es mi maestro y siempre le apoyaré, y además confiaba y confío al 100% en nuestro arte marcial, el WingFight.

Sifu David Benito: Por lealtad, uno de los valores que hoy no parecen estar muy de moda entre los practicantes de artes marciales. Se habla mucho de honor, pero la mayoría no hacen nada por ese honor, ni por la lealtad a los maestros. Sifu Víctor fue mi maestro, es mi maestro, y seguirá siendo mi maestro mientras yo me dedique a las artes marciales. Por eso, por lealtad, y porque hizo un sistema inteligente. Yo creo que el Wing Tsun pedía a gritos cambios, que alguien lo actualizara. Sifu Víctor lo hizo, mejor para el Wing Tsun español, lo teníamos aquí y había y hay que aprovecharlo.

Sifu Cristoph Schnitzler: Muy simple. Empecé hace 30 años con Wing Tsun porque en aquel momento estaba convencido de que era el estilo más eficaz. Cuando años más tarde Sifu Víctor me dijo “esto se puede mejorar aún más”, y me mostró las cosas en las que estaba trabajando para conseguir mejores resultados, tuve y tengo plena confianza en sus criterios. Así que, al igual que otros compañeros, me bajé del trono, de las alturas, de ser un practicante de alto nivel en el Wing Tsun, a tener que empezar en un nivel muy inferior. Esto es algo que toca el ego, y muchos no estaban dispuestos a ello. De ser referencia en el chi sao y el entrenamiento de Wing Tsun, de repente con el WingFight tenía que “re-trabajar” junto a mis alumnos todos los conceptos de entrenamiento desde el principio. Esto no es fácil. Ver que entre tus alumnos y tú mismo no hay gran diferencia, es una situación que hay que saber manejar. Muchos prefieren permanecer en la zona cómoda y no cambiar nada, que todo siga igual. Pero yo prefiero hacer lo que considero mejor, por eso decidí seguir el camino junto a Sifu Víctor Gutiérrez. Y estoy muy contento de esta decisión, porque hoy puedo hacer cosas que hace seis o siete años eran impensables.

6.- Para los que aún no lo hacen, ¿por qué practicar WingFight?

Sifu Javier Gutiérrez: Primero porque es muy divertido, te pone en forma, y además desarrollas unos mecanismos corporales, una destrezas técnicas muy útiles para la defensa personal, pero sobre todo para pasártelo bien entrenando.

Sifu José Gutiérrez: Porque creo que es una de las mejores maneras de entrenar la autoprotección. Además la dinámica del entrenamiento, la gente que rodea el sistema, el enfoque, diversidad e intensidad en el entrenamiento de todas las distancias del combate lo hacen muy atractivo.

Sifu Ismael Carretero: Por muchas cosas. WingFight es más que defensa personal o arte marcial, por lo que te aporta personalmente. Hay mucho más sistemas, pero en cuanto a variedad, diversión, fortalecer tu mente y tu cuerpo, que es lo que buscan la mayoría de artes marciales, el WingFight lo cumple con creces. Es un sistema muy dinámico, combina varias cosas que la gente busca, ponerse en forma, estar bien con uno mismo, superarse día a día, estar motivado y hacer un ejercicio en el que no pierdan esa motivación. El método de entrenamiento es muy efectivo y consigue resultados fantásticos.

Sifu Antonio Mesa: Porque creo que es importante y necesario practicar artes marciales. Y el WingFight es un sistema muy completo. Tiene un trabajo muy bueno a nivel coordinación, a nivel psicomotriz, se contemplan las diferentes distancias y situaciones de combate. Me ayuda mucho en el trabajo de defensa personal, también en el policial. Lo bueno que tiene es que con mínimas variaciones el mismo trabajo lo podemos aplicar a las distintas necesidades de los que lo practican.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Pues si quieres aprender un sistema de defensa personal efectivo y científico que dé respuesta a todo tipo de situaciones, para divertirte, hacer amigos… en fin, por muchas razones.

Sifu David Benito: Es un sistema de defensa personal que yo creo que funciona. Es divertido, es entretenido. Tiene una lógica interesante. Lo puede entrenar todo el mundo, cada uno a su nivel. No exige unas condiciones especiales para practicarlo. Ya forma parte de mi vida. David Benito es WingFight, WingFight es David Benito. Cuando entrenas tantos años un sistema “te fagocitas” con él. ¡Entrenad todos WingFight!

Sifu Cristoph Schnitzler: Yo practico WingFight primero porque me gusta moverme de forma eficaz, porque sé defenderme, y sobre todo tengo claro cómo enseñar muy bien a otros a defenderse ante cualquier tipo de situación. Y además, porque encuentro una mejora continua a pesar de la edad, y eso me satisface.

7.- Por último ¿cuáles son las características que tiene o debe tener, a su juicio, un maestro de artes marciales?

Sifu Javier Gutiérrez: Yo creo que más que un maestro debe ser un líder. Realmente no se trata de demostrar lo bueno que es uno mismo, sino sacar lo mejor posible de cada uno de los alumnos.

Sifu José Gutiérrez: Yo creo que un maestro de artes marciales primero tiene que haberse dedicado muchos años a la práctica de su estilo, para poder después enseñarlo. Tener una buena metodología de enseñanza para que el alumno evolucione en cada momento y se sienta a gusto con el entrenamiento y en clase. Una de las habilidades que ha de tener también es la paciencia a la hora de enseñar. Intentar dar siempre el 100% dentro de las posibilidades de cada uno, y superarse continuamente.

Sifu Ismael Carretero: Hacer que su alumnos sean capaces de conseguir como mínimo lo que hace él. Hacerles evolucionar, disfrutar y sentir que realmente merece la pena practicar el sistema que sea. Y siempre pensando en ellos, no en la mejora propia. Claro que la mejora personal es algo lógico, pero como maestro yo mejoro para poder mejorar a mis alumnos y darles lo mejor de mí.

Sifu Antonio Mesa: Lo primero, psicología. Tenemos una responsabilidad muy importante ya que trabajamos con personas, con su formación, tanto niños como adultos. Si tienes un perro, y el perro muerde, casi siempre es culpa del dueño que lo ha educado mal, o no ha puesto los medios para evitar esto. Cuando tu das clases de artes marciales e inculcas agresividad, puedes tener alumnos con problemas de comportamiento. Las artes marciales son otra cosa, si trabajas el respeto, el compañerismo, la amistad, los valores que antes hemos comentado, si creas un ambiente propicio a ello, eventos los fines de semana que fomenten la actividad como hobby, trabajas la autoestima, sentirse seguros, entonces estarás trabajando correctamente con las personas que han confiado en tí.

Sifu Iñigo Zarrabeitia: Mucha paciencia. Conocer bien lo que hace para poder transmitirlo. No se trata sólo de ser un luchador, sino entender bien qué está haciendo y por qué, para poder enseñarlo correctamente a sus alumnos. Y mucha ilusión por lo que hace, para de alguna manera contagiarla a los demás.

Sifu David Benito: (De nuevo, comienza bromeando) ¿Aparte de las arrugas y ser bajito y verde como Yoda? En las clases hay que tener mucha paciencia. Hay que tener mucha paciencia y perseverancia. Hay que tener cualidades técnicas, entrenar mucho, hacer sacrificios para conseguir un nivel mínimo de competencia necesario para dar clase. Y luego cualidades de paciencia, serenidad, tranquilidad. Nos hacemos mayores, no vamos a tener con sesenta años el mismo empuje que con veinte, y hay que ganar un poso de calidad, aparte de la “sabiduría” técnica del bagaje de tantos años entrenando, el ardor guerrero no será el mismo.

Sifu Cristoph Schnitzler: Perseverancia, constancia y sobre todo honestidad. Ya no vivimos en un tiempo en el que puedas impresionar a tus alumnos con trucos baratos, sino que hay que apoyar y fundamentar todo lo que enseñas con hechos. Nunca me han gustado los que intentan “venderle la moto” a los estudiantes.

Gracias a todos los Sifus, por vuestra atención y disponibilidad. Mucha suerte en vuestros próximos proyectos.
7 a 7, Entrevistas , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.