mayo 31, 2018

Gestionando la derrota

El mayor fracaso, la peor derrota, es no intentarlo.

Las derrotas y fracasos son acontecimientos cruciales en la vida y el deporte. Lo son porque generalmente les otorgamos mucha mayor trascendencia que a las victorias. Y al igual que decimos que el error forma parte del aprendizaje, las derrotas son esenciales para el crecimiento, tanto individual como de los equipos.

¿Cómo afrontas las derrotas? ¿Te preparas para ellas? ¿Sigues alguna estrategia? ¿Y preparas a los que entrenas/enseñas para asumir las derrotas? ¿Planificas su preparación para  que puedan gestionarlas de la mejor manera posible?

La gestión de la derrota hay que abordarla mucho antes que se produzca. De esta manera será más sencillo contextualizarla, asumirla, aprender y avanzar. Trabajar valores que ayudan a superar estos momentos, identidad y apoyo del equipo, inteligencia emocional, o tratar aspectos como asumir responsabilidad, quejas, apegos, etc. son algunas de las estrategias que podemos incorporar en el entrenamiento, y sobre las que escribiré en futuros artículos.

Derrota

Cuando se produce la derrota, podemos identificar diferentes fases que requieren estrategias específicas para progresar. No me refiero a las fases del proceso de cambio sobre las que existen varias teorías o modelos, sino a cuatro etapas que abordo con las personas y equipos que trabajo cuando llegan las derrotas, especialmente cuando son importantes y/o inesperadas.

Derrota

Primera Fase: Emoción

La primera fase es, fundamentalmente, emoción. Tristeza, frustración, rabia… cada uno vivirá la situación acorde a su personalidad, experiencia,  expectativas, ilusión, etc. Y hay que vivir, sentir el momento. Evitar la emoción u ocultarla no es buena idea. Es momento de reconocer e identificar las emociones, integrarlas y gestionarlas. O sea, inteligencia emocional.

Precisamente porque es una fase dominada por las emociones, todos los intentos de racionalizar el momento sin una gestión emocional completada, suelen ser poco fructíferos. Consolar dando argumentos racionales cuando hay poca permeabilidad a estos mensajes, no es la mejor manera de ayudar. Es tiempo de “acompañar”, de “abrazar”, de mostrar que se está ahí, compartiendo el momento. A mí me gusta, además,  incorporar otras emociones que puedan sumarse a las que ya están experimentando, facilitando la gestión de las mismas.

Apoyar con argumentos emocionales. Hacerles conscientes de sentimientos de orgullo o reconocimiento por el esfuerzo realizado, constancia, entrega, compañerismo, de las victorias por el camino y la ilusión de las futuras, o cualquier otra que facilite el equilibrio emocional.

Segunda Fase: Análisis

La segunda fase es la del análisis. Repasar todo lo realizado hasta el momento de la derrota. Y hacerlo en esta fase con el mayor detenimiento posible, sin buscar inmediatamente una causa en la que centrarnos, ya que esto a veces desvía la atención de otros motivos, quizá incluso más importantes.

Analizar es recoger todos los datos posibles para después interpretarlos, examinar detalladamente todas las partes para extraer conclusiones. Algo necesario para la tercera fase, el aprendizaje.

Tercera Fase: El aprendizaje

Conocer lo que ha ocurrido, e incluso las causas que nos han hecho fracasar, no garantiza que asimilemos la lección. Necesitamos una verdadera toma de conciencia y asumir la responsabilidad. Y por supuesto, decidir qué hacer para no volver a caer en los mismos errores. Lo que nos lleva a la cuarta fase, la planificación.

Cuarta Fase: La planificación

La mayoría de las veces reconocemos los errores y sabemos lo que hay que hacer para evitarlos. Pero no planificamos cómo lo vamos a hacer, y por desgracia, caen en el olvido hasta que vuelven a surgir el mismo error. Saber lo que hay que hacer no implica hacerlo. Por ello es vital revisar nuestra planificación de entrenamiento, para incluir las acciones que permitirán aplicar lo aprendido, corregir los errores.

Podríamos considerar como una quinta fase el llevar a cabo lo planificado, algo evidentemente necesario, de lo contrario además de mantener los fallos que nos llevaron a la derrota, estaremos bajando nuestra autoestima al no cumplir con nuestros compromisos. Pero a mi juicio, la acción formaría ya parte, no de este proceso de gestión de la derrota, sino del entrenamiento en sí.

Derrota
Fig.: Fases de Gestión de la Derrota

Emoción, análisis, aprendizaje y planificación. Estas cuatro fases en la gestión de las derrotas, son igualmente aplicables a la gestión de las victorias. Vivir la emoción, analizar lo realizado para sacar conclusiones, aprender qué debemos repetir y potenciar, y qué podemos corregir y mejorar aún más, e incorporar esto a nuestra planificación. De hecho, las personas y equipos grandes aprenden de las derrotas, pero la excelencia se consigue aprendiendo de las derrotas y de las victorias. Este modelo de gestión de derrotas y victorias es aplicable al ámbito deportivo, individual y equipos, a la empresa, relaciones personales, en definitiva, a nuestra vida. Las derrotas y victorias son acontecimientos. Ser ganador o perdedor son actitudes que eliges.

A nadie le gusta perder o enfrentarse a la derrota. Pero es inevitable, y cuanto mejor sepamos gestionarlas, avanzaremos más eficientemente. Espero que este artículo ayude a alguien a crecer y facilitar el crecimiento de otros. Finalizo con un extracto de una vieja serie televisiva, Longstreet, en la que un joven Bruce Lee le dice al protagonista, al que está entrenando para un combate:

“Como todo el mundo, tú quieres aprender el camino para ganar, pero no quieres aceptar el camino para perder, para aceptar la derrota. Aprender a morir te libera de la muerte. Tienes que liberarte de tu mente ambiciosa y aprender el arte de morir”

Dedicado a un gran equipo, El Linde Molina Basket, (jugadores, entrenadores, familiares, directivos y resto del club) con el que he tenido el placer de aprender y compartir mucho este año. Gracias.

Coaching deportivo, Metodología, Opinión , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.